Rodolfo Casillas R.

PROFESOR

Contacto +52.30000205

La sociedad moderna está muy determinada por el poder de la emoción. Por ello, la juventud se ve atraída por el poder misterioso de los ritos de iniciación en las maras. Para abordar este fenómeno se deben desarrollar campañas muy sencillas en las escuelas...

Sin lugar a dudas existe un fuerte vínculo, porque tiempo atrás el tráfico de personas, particularmente de indocumentados centroamericanos revestía la modalidad de un tráfico con fines económicos, mendigación económica. Sin embargo a raíz de que el Gobierno Federal [de México] decidió realizar un combate frontal a las organizaciones dedicadas al trasiego de drogas en el país, esto ha dado como resultado que los cargamentos incautados ya tienen un costo y pues las organizaciones que se están encargando de hacer el traslado de determinado punto de la República hacia otro pues ven comprometido fuertes cantidades de dinero, las cuales tienen que ser recuperadas de alguna forma y ante la vulnerabilidad de los migrantes el secuestro de migrantes ha sido una figura conexa que se ha dado en torno a estos fenómenos,

Pues, definitivamente sí existe un vínculo, especialmente con la organización denominada los Zetas; y este vínculo tiene mucho que ver precisamente con la evolución que ha tenido este fenómeno, que surge en un momento en que la delincuencia organizada en nuestro país alcanza algunos niveles bastante importantes de violencia.

La incursión del crimen organizado en este negocio es una reacción a la pérdida de ganancias de los cárteles como resultado de las políticas anti-narcotráfico de Felipe Calderón. Pero, sin la participación del Estado (policías y el INM sobre todo) nunca hubiesen sido tan efectivos. En muchos casos son las fuerzas de seguridad del Estado quienes les secuestran y luego les venden al crimen organizado.

Bueno, el flujo migratorio sur-norte y principalmente de Centroamérica hacia los Estados Unidos siempre ha existido, y siempre ha habido cierta fobia hacia las autoridades mexicanas por el trato que se les da aquí en México; desde el maltrato hasta la extorsión y la deportación. Ha habido combinaciones de asiáticos, chinos y todo vaya, pero principalmente lo que yo conozco, la mayoría son centroamericanos, principalmente hondureños, salvadoreños en segundo lugar, yo diría, guatemaltecos los pondría en tercer lugar y nicaragüenses y panameños por ahí en los siguientes lugares.